Se va de senderismo y se pierde en el Ikea

Un asturiano afincado en Madrid decidió el pasado fin de semana irse de senderismo a la sierra. Según nos indican, el joven de 31 años, de nombre Julián, había quedado con unos amigos en el inicio de la ruta, pero nunca llegó a presentarse. “Nos preocupamos al ver que a las dos horas todavía no había llegado y no nos cogía el teléfono”, nos comenta uno de sus amigos.

Al parecer, Julián habría decidido pasarse por el IKEA el día de antes para comprar un par de termos. Cuál fue su sorpresa al darse cuenta de que, tras más de 2 horas dando vueltas por la tienda, no encontraba la salida: “yo sólo entré a por un par de cosas, pero después de media hora buscando la salida me empecé a poner nervioso”.

Asegura este aficionado a la montaña que ni el móvil ni la brújula le funcionaban con normalidad: “es como si se hubieran vuelto locos, parecía que dentro de la nave del Ikea perdían su funcionamiento lógico”. De esta manera, empezó a dar vueltas y vueltas por todas las secciones, incapaz de encontrar la salida. “Yo hacía paradas técnicas cuando veía algún colchón o sofá, pues es una de las caminatas más duras que he hecho en mi vida, y eso que yo me subo el Guadarrama todos los fines de semana”.

Finalmente, tras pasar la noche en el establecimiento y más de 15 horas de ruta extenuantes, consiguió salir del edificio a través de una salida de emergencia que estaba camuflada tras un pack de sartenes en oferta. “Pongo a Dios por testigo de que volveré y me haré esta ruta en menos de 3 horas, ¡lo juro!”, gritaba rabioso el senderista al poner en duda la gente su capacidad de orientación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *